Cuidado con el estrés térmico

estres termicoCon las consecutivas olas de calor que hemos ido encadenando durante las últimas semanas, parece evidente la necesidad de preservar al trabajador de los peligros de exposición a elevadas temperaturas.

Aunque existen sectores, como el de la construcción, que ven estos riesgos mucho más de cerca ante la imposibilidad de evitar las inclemencias del calor y resguardarse al cobijo del aire acondicionado. Por ello, es más fácil que puedan caer en un episodio de estrés térmico.

¿Qué es el estrés térmico?

El estrés térmico sucede cuando cuando los medios de que disponemos en nuestro organismo para controlar nuestra temperatura interna, empiezan a fallar. Esta situación suele darse habitualmente ante unas elevadas temperaturas extremas o unas condiciones laborales que dificultan el buen funcionamiento de este mecanismo regulador.

Las señales que se dan ante este desequilibrio, van desde un simple sarpullido cutáneo, producido por el sudor principalmente, hasta un golpe de calor potencialmente peligro para nuestra salud e incluso mortal.

La mayoría de fallecimientos que se dan en estas circunstancias están relacionados con patologías preexistentes, tales como enfermedades cardíacas, pulmonares, psiquiátricas o renales.

Síntomas del estrés térmico

Resulta esencial saber identificar los síntomas de estrés térmico en el trabajador:

  • Calambres musculares.
  • Sed intensa.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Agotamiento por calor.
  • Enrojecimiento cutáneo o sarpullido.
  • Golpe de calor (se trata del efecto más grave y que): confusión, piel caliente y seca, convulsiones e incluso pérdida de la consciencia).

Cómo prevenirlo

Si los empleados realizan su trabajo en unas condiciones de elevada temperatura externa, requiriendo así de un gran esfuerzo físico, se debe intentar realizar un proceso previo de aclimatación. De esta manera, la exposición será progresiva y mucho menos agresiva.

También se debe ofrecer al empleado:

  • Un lugar fresco y a la sombra donde descansar.
  • Agua fresca para hidratarse y templada para refrescar la piel.
  • Una vigilancia estrecha de aquellos trabajadores que puedan ser más susceptibles al estrés térmico.

¿Qué opinas acerca de estas medidas preventivas contra el calor? ¿Has sufrido alguna vez de estrés térmico?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>